¿De qué factores depende el precio de un vino?

Si os decimos que el hecho de que un vino sea más caro que otro no significa que ese vino tenga mayor calidad, seguro que no os descubrimos nada nuevo, ¿verdad?

Lo que quizá os llame la atención es que la diferencia de precios sí que puede engañar a vuestro cerebro hasta hacerle creer que, efectivamente, el vino más caro es el mejor. ¿Os sorprende este hecho?

De que factores depende el precio del vino

Sabemos esto porque la prestigiosa Universidad de Burdeos realizó un estudio entre sus estudiantes de enología, a los que se les dio a probar el mismo vino (un vino común de Burdeos) bajo dos etiquetas diferentes: primero, como un Gran Reserva; después, como un vino de mesa. La mayoría de los estudiantes valoró mucho mejor el vino cuando estaba catalogado como Gran Reserva mientras que, al creer que era un común vino de mesa, muchos consideraron que no era tan siquiera merecedor de su consumo. Ya no os sorprende tanto, ¿verdad?

Si queréis luchar percepciones equivocadas de vuestro cerebro como esta, la mejor manera contar con suficiente información para contrarrestarlas. Para ello, hoy os vamos a hablar de los principales factores que entran en juego a la hora de establecer el precio de un vino. Algunos, efectivamente, tienen relación directa con su calidad, ¡pero no todos!

El precio de la uva

La uva es la materia prima del vino y, por ello, como es lógico, el precio de la primera influye directamente en el precio del segundo.  

El precio de la uva depende, a su vez, de su variedad (algunas producen cosechas más abundantes, el cultivo de otras resulta más arriesgado…), de la zona donde se ha producido y de las características específicas de la cosecha (si ha sido buena, escasa…).

Costes de producción

No hay una única manera de elaborar al vino, de hecho, hay infinitas maneras de hacerlo. Si éste ha sido realizado con estándares muy exigentes o si el vidrio, el etiquetado o el corcho son de las mejores calidades es lógico que el precio aumente en consecuencia. En este punto también tiene relevancia el tamaño de la bodega y la forma en la que en ésta se gestionen los costes.  

Denominación de origen

Esto tiene relación directa con el punto anterior: la pertenencia a una denominación de origen como la DOCa Rioja asegura una cierta calidad del producto final que viene condicionada por una determinada exigencia en los procesos de elaboración que, inevitablemente, repercute en el coste.

La crianza

Por razones obvias, el tiempo y los recursos que se dedican a la guarda del vino harán que el precio de un Reserva sea mayor que el de un Crianza, y el de un Gran Reserva, más alto que el de un Reserva.

El formato de la botella

El precio de los formatos de la botella está relacionado con la optimización de los costes de producción: cuanto más se aleje un formato del estándar, más alto será su precio.

La procedencia del vino

También por razones evidentes, no costará lo mismo un vino de La Rioja en una tienda de Logroño que en una ‘liquor store’ australiana. Y viceversa.

Singularidad

La exclusividad siempre se paga: las ediciones limitadas se venden, generalmente, a precio superior.

Marca e imagen

La promoción de una marca lleva implícito el incremento de su precio y también lo hace su prestigio, respondiendo a leyes básicas de la economía: si una determinada añada recibe algún premio o un puñado de buenas críticas, la demanda aumentará y, consecuentemente, también lo hará su precio.

El establecimiento donde lo compras

Es más que probable que una misma botella de vino no cueste lo mismo en una gran superficie que en una tienda pequeña, en una ciudad que en otra o en dos zonas diferentes dentro de la misma ciudad, o en una tienda que en un restaurante.

Ahora que ya sabéis algunos de los factores que repercuten de forma más directa en el precio del vino, ya tenéis argumentos para rebatir con vuestro cerebro cuando os intente convencer de que el vino más caro es siempre el mejor.

Comparte en tus redes!

Bodegas Montecillo

Para acceder a esta web debes tener la edad legal para beber en el país desde el que te has conectado.