Los mejores museos y bodegas de vino en el mundo y en España

En otro capítulo ya os dimos consejos para visitar una bodega, pero el enoturismo no queda ahí, o no solo ahí. Hay más variantes.

SUBIENDO 1 / 1 – Los mejores museos y bodegas de vino en el mundo y en España.jpg DETALLES DE ADJUNTOS Los mejores museos y bodegas de vino en el mundo y en EspañaLa bebida que aquí nos ocupa tiene dedicada por toda la geografía nacional y mundial una serie de museos/ bodega muy merecedores de una visita.

Echaremos un vistazo a algunos de los museos que han conservado con orgullo la herencia vinícola de su país durante años, a veces siglos. Ubicados en cuevas subterráneas, edificios centenarios y castillos medievales, algunos de los edificios que os proponemos son atracciones por derecho propio.

 

1. Museo del vino y del comercio, Burdeos, Francia.

Si un museo es una manera de acceder a la historia de un lugar, era obvio que teníamos que empezar por una de las cunas del vino tal y como lo conocemos actualmente.

Por lo pronto se encuentra se encuentra ubicado en un edificio histórico construido en 1720 por el comerciante irlandés Francis Burke destinado a almacenar vinos.

Hasta junio de 2008 no se abrió al público y se compone de tres bodegas semi-subterráneas que dan cabida a una amplia colección de objetos históricos únicos y documentos que detallan la historia del vino y comercialización del vino de Burdeos. Destacan varios documentos relativos a las clasificaciones históricas de la región, incluyendo la clasificación de 1855 para el Médoc y Sauternes, la clasificación de 1953 de Graves y la clasificación de 1955 de Saint-Emilion.

También es la morada de varios documentos relacionados con las clasificaciones históricas, incluyendo la clasificación de 1855 para el Médoc y Sauternes, la clasificación de 1953 Graves y la clasificación de 1955 de Saint-Emilion. Además de una serie de recuerdos históricos relacionados con el vino, el museo también cuenta con una zona dedicada a la degustación de vinos, así como una tienda situada en la antigua tonelería del edificio.

2. La Cité des Civilisations du Vin in Bordeaux

Este museo es de reciente inauguración, es probablemente el más caro y sofisticado, de todos los museos que figuran en nuestro listado.

La Cité du Vin es una infraestructura cultural inédita dedicada al vino como patrimonio cultural, universal y vivo. Ofrece un viaje espectacular alrededor del mundo, a través de las épocas, en todas las culturas.

El complejo ofrece una oferta lúdica para disfrutar de un viaje por el mundo enológico a través de la historia y geografía de las regiones vinícolas mundiales, además de hacer un repaso sobre el arte dedicado a los caldos y a las plantas que tan pacientemente producen las frutos para crearlos. Más de 3000 m2 para las exposiciones permanentes y unos 700 para exposiciones temporales que vayan surgiendo, de entre las que desarrollarán conferencias y exposiciones de regiones vinícolas itinerantes.

Con este planteamiento la Cité du Vin busca sin duda diferenciarse del fantástico Museo del Vino que os contábamos antes que existe ya en Burdeos.

Pero no acaba todo ahí, ya que el recinto con forma de decantador gigante, cuenta con un restaurante con espectaculares vistas de Burdeos y con una carta de vinos entre la que se podrá encontrar un listado con unos 500 vinos llegados de todo el mundo. Pero si no tienes intención de comer, pero sí de tomarte una copita, Latitud20, el WineBar de este lugar, es sin duda tu sitio. Cuenta con más de 50 marcas de vino por copas, que se pueden acompañar con alguna de las tapas que ofrece su menú.

La apertura de este museo es una noticia que los amantes del vino debemos celebrar y que particularmente a nosotros nos encanta.

3. Lungarotti Museo del Vino, Torgiano, Italy

Diseñado y construido por George y Maria Grazia Lungarotti, el Museo Lungarotti abrió al público en 1974 y satisface el gusto por el arte, la cultura y la historia del vino en la región italiana de Umbría. Ubicado en el Palazzo Graziani Baglioni del siglo XVII, en el centro del pueblo medieval de Torgiano, alberga todo tipo de máquinas que detallan la rica historia vitivinícola de la región.

“Es el misterioso encanto del mito de Dionisio y el complejo sistema de símbolos y significados que el vino juega a lo largo de los siglos el hilo narrativo que guía a los visitantes a través de las impresionantes colecciones del Museo del Vino”, promete el museo.

4. WIMU, El Museo del Vino de Barolo

El Museo del Vino de Barolo abrió sus puertas al público en septiembre de 2010 y proclama ser el museo del vino más innovador de Italia, así como uno de los más importantes del mundo. Está situado no sólo dentro de una región famosa por sus vinos, Barolo en el Piamonte, sino también dentro de las paredes de un castillo con una historia que data de más de 1.000 años.

Creado por el diseñador François Confino, el Museo del Vino Barolo es descrito como un “viaje interactivo a través de la cultura y las tradiciones del vino” mostrando cómo el vino ha influido en la civilización, la expresión artística y en la forma a los territorios.

Uva tinta

5. Bodega Dinastía Vivanco, Rioja, España.

Sí, para visitar una de las bodegas museo de mayor prestigio mundial en cuanto a enoturismo no hay que salir de nuestra D.O.Ca. Rioja, de hecho sólo hay que ir al municipio de Briones (Rioja Alta). 

¿Qué la hace tan especial? Pues aparte de que su visita contiene todas las variantes de una wine experience de nivel (visita al viñedo, parque de barricas, degustación e incluso poder comer) atesora una de las colecciones privadas más impresionantes que vais a poder admirar en una bodega. Miró, Sorolla o Picasso son solo unos ejemplos de lo que allí hay. Imperdible.

6. Bodegas Montecillo, D.O.Ca. Rioja, España

Ya que estamos en la D.O.Ca. Rioja, nos permitimos recomendarte visitar nuestra bodega, que con más de 140 años es la más antigua de Fuenmayor y la tercera de Rioja.  Te explicaremos los distintos procesos de elaboración del vino y descubriremos todos los elementos que hacen de Montecillo una marca extraordinaria como el impresionante botellero manual, una monumental sala de barricas y la bodega histórica de 1874 con el calado original y con añadas históricas que datan de 1926, el mismo año en que se creó la denominación.

7. El Museo Bodega de Milestii Mici, Moldavia.

Ahora nos hemos ido más lejos, pero merece la pena ya que vamos a uno de los lugares más singulares, no solo de vino, del planeta.  

Y es que en este pueblo se encuentra la mayor Bodega del planeta, creada en pleno dominio soviético no escatimaron en lo faraónico de su concepto ya que se compone de más de 250 Km (Sí Kilómetros), aunque solo se utilizan 50 Km, de galerías subterráneas en las que se albergan dos millones de botellas.

Sigue siendo un misterio el dimensionamiento del concepto (la URSS no era, precisamente, un régimen transparente), pero se piensa que más que Museo-Bodega, estamos ante un Museo- Bunker para algo que, felizmente, nunca ocurrió.

8. Château Cheval Blanc. Saint Emilion. Burdeos. Francia.

Volvemos a Burdeos, y así aprovecháis, el viaje de antes, para visitar una de las bodegas con uno de los tintos más prestigiosos del mundo, el homónimo Cheval Blanc (aunque no olvidemos su hermano menor “Le Petit Cheval”).

Un vino con la merecida fama de ser la mejor Cabernet Franc del universo, totalmente inmersa en la cultura Pop (se le puede considerar coprotagonista del largometraje “Entre Copas”) y, lo mejor de todo, bodega visitable y espectacular.

Christian de Portzamparc, ganador del Premio Pritzker, fue el encargado de fusionar su reciente bodega con el paisaje histórico (que, a todo esto, es Patrimonio de la Humanidad).

9. Koutsoyannopoulos Museo del Vino, Santorini, Grecia

Como pensamos mucho en lugares de lo más turísticos por otros motivos, nos vamos a Santorini para informaros que aquí hay otro museo de prestigio internacional.

Situado dentro de una cueva natural de casi diez metros de profundidad es único en su clase. Aquí los visitantes pueden disfrutar de un tour para conocer la historia del vino y la vida de los viticultores en Santorini desde el s.XVII.

“Las raras exhibiciones, incluyendo maquinaria y herramientas de elaboración del vino, llevarán a los visitantes a otra época”, promete la familia Koutsoyannopoulos en su  web.

Y todo esto sin dejar de observar su maravilloso entorno natural totalmente integrado en la bodega. De hecho esta construcción llevó más de veinte años de duro esfuerzo para poder completarla.

10. Merus Winery, Napa Valley, EEUU.

No podíamos no dejar de incluir en este viaje una bodega de una de las regiones que más cuida el enoturismo en el mundo: Napa.

Si en las anteriores recomendaciones lo que destaca es la espectacularidad, a veces exagerada, de su concepción aquí nos decantamos por una visita más intima e introspectiva.

La bodega fue fundada por Mark Herold y Erika Gottl, quienes embotellaron su primer Cabernet Sauvignon en 1998. Las constantes buenas puntuaciones de su vino les han hecho convertirse en un productor de culto, pero no ha variado su filosofía ni su producción.

Elaboran sus vinos en una bodega histórica de Santa Helena, la cual llevaba cerrada desde los años de la prohibición del alcohol siendo rediseñada en 2009 por el estudio de diseño holandés Uxus.

Pequeña, coqueta, funcional y preciosa. 

Comparte en tus redes!

Bodegas Montecillo

Para acceder a esta web debes tener la edad legal para beber en el país desde el que te has conectado.